El Aviso y la Parusía

milagres  Visión de un Teólogo Polaco, PADRE ADAM, sobre cómo será el aviso a la Humanidad.

El Padre Artur Migas le realizó una entrevista al Padre Adam Skwarczynski, un sacerdote polaco carismático, sobre sus visiones sobre el aviso y la parusía (segunda venida de Cristo). Este extenso reportaje estaba originalmente en polaco y luego fue traducido al inglés, pero nunca hubo una traducción al español, resultando que una buena parte de los cristianos se quedaron sin conocer estas importantes revelaciones. (profeciasyrevelaciones.bloqspot.pt/).
El reportaje del Padre Migas al Padre Adam Skwarczynski es especialmente importante por el momento histórico que estamos viviendo, debido a los acontecimientos de la Iglesia Católica, a los sucesos económicos y políticos del mundo y a las señales en la naturaleza, que parecieran colocarnos en la recta final frente al tan esperado Retorno del Señor y sus precuelas.

Quien es el Padre Adam

El padre Adam Skwarczynski es un sacerdote carismático doctorado en Teología, quien además ha sido escogido por Dios para recibir visiones proféticas sobre los acontecimientos por los que tendrá que pasar el mundo para llegar al Nuevo Reino de la Paz, como ha sido descrito en la Biblia en libro profético por excelencia, del Apocalipsis escrito por San Juan.

El sacerdote polaco Adam Skwarczynski, quien ronda en el momento por los 70 años de edad, ha recibido visiones desde pequeño, que él inicialmente no entendió de qué se trataban.
Con el pasar del tiempo vio que algunas de estas visiones se cumplían exactamente como él las había vivido en el pasado. Entonces comprendió que se trataba de visiones proféticas. La mayoría se referian a los acontecimientos ligados a la Parusía o Segunda Venida de Nuestro Señor, también llamada Venida Intermedia.

Su padre perteneció a las fuerzas militares polacas. En el transcurso de la segunda guerra mundial fue recluido como prisionero de guerra en Alemania, durante cinco años, en los cuales oró por la conversión de su patria.
Recibió revelaciones de que tras treinta años de sufrimientos y persecuciones, un gran corazón haria el milagro por sí minmo. Este gran corazón fue Santo Papa Juan Pablo II.

El Padre Gobbi y Garabandal

Cuando el Padre Adam asistió a una reunión del Movimiento Sacerdotal Mariano( fundado por el Padre Gobbi) en San Marino, Italia, recibió de otro sacerdote, un libro sobre las apariciones de la Santísima Virgen en San Sebastión de Garabandal, España.

Al leer el libro, este sacerdote encontró con sorpresa, que algunas de sus visiones correspondían a los hechos profetizados por Nuestra Señora de Garabandal. Incluso él mismo había experimentado un enticipo de lo que sería el juicio o iluminación de consciencias como parte del ”Aviso”, anunciado por primera vez en la época actual en Garabandal.

El Padre Adam Skwarczynski nos revela que la Parusía de Cristo se dará por etapas, y que el llamado ”Aviso” de Garabandal, ya es parte de esta Parusía o segunda venida de Cristo.

La primera etapa de esta parusía se dará tomándonos a todos por sorpresa: como un relámpago que brilla en el este y al mismo tiempo aparece en el oeste, así será la venida del Hijo del Hombre.
Aparecerá con gran poder sobre las nubes rodeado por ángeles y santos y entonces se dará el juicio anunciado en Garabandal. En este momento, dice Padre Adam, comenzará la venida del Reino de Cristo sobre la Tierra.
Aquellos que estén espiritualmente preparados, en una relación cercana con Cristo, viviendo en su gracia, no tendrán nada que temer.

Tres grupos de Hombres sobre la Tierra

Según este sacerdote carismático, en el momento del Aviso, la humanidad estará dividida en tres grupos:
1-Los que están esperando el regreso de Cristo y están orando y haciendo penitencia, a los cuales llama ”penitentes”.
2- Los que ahora son tibios y no creen en estos mensajes y revelaciones.
3-Los muy egoístas y satanizados.

Los que asombra es el destino final de estos grupos.

Los tibios del segundo grupo, se asustarán con el juicio del Avisio, y se harán un propósito inicial de cambiar, pero cuando vean las dificultades asociados al cambio, se unirán al grupo del Anticristo, quedarán infestados de domonios al máximo grado y saldrán a perseguir a los penitentes del primer grupo.

Aquí se cumplirá lo dicho en el Apocalipsis en las Cartas a las Iglesias: ”A los tibios los vomitaré de mi boca”.
Los egoístas y satanizados del tercer grupo morirán porque no aceptarán el juicio de Dios. Ellos ven a Dios como frío, distante,despiadado, porque Satanás distorsiona la imagen de Dios en aquellos a quienes él mismo tiene atrapados en sus redes a causa del pecado.
El Padre Adan tuvo una visión sobre un grandísimo sacudón, un terremoto que partía las escaleras del sótano de su casa.
Probablemente se trataba del terremoto que ocurrirá después de la iluminación de las consciencias en el ”Aviso”. Quizá esto se refiera a los sucesos que se desprendan de la parte física del Aviso: los efectos del choque del meteorito que caerá sobre la Tierra.

La división de la Iglesia

El sacerdote polaco también nos habla de la entrevista que los periodistas hicieron a San Juan Pablo II en Fulda , Alemania.

Este Santo Papa dice que el tercer secreto de Fátima tiene que ver con que millones de personas perderán sus vidas de minuto en minuto y que los vivos envidiarían a los muertos, y que por ser esto tan aterrados, no era el momento de revelar este secreto.

Y dijo su santidad al periodista, ”se quiere saber más, rece el rosario, esta es la clave para entender estos asuntos”.
El teólogo P. Adan Skwarczynski, nos recuerda así las palabras de S. S. Juan Pablo II en el año 2000: ”Juan Pablo II habló de la aproximación de una  nueva primavera para la Iglesia y sobre un Nuevo Pentecostés, el descendimiento del Espíritu Santo. Palabras que han sido ocultadas e ignoradas”.

Y comenta el Padre Adam que la Iglesia está dividida en su parte jerárquica entre los que esperan sóço el Juicio Final, y los que esperan la Parusía de Cristo, la cual tendrá lugar en los sucesos del Aviso, el Milagro y el Castigo, y la instauración del reinado de Cristo sobre la Tierra: el Reino de la Paz.

Sólo una minoría de la Iglesia está abierta a aceptar la Segunda Venida de Cristo como parte separada de la última o final venida, la del juicio final.

chuva_de_meteoros_2c913c41d69c1950a58d07175002b596_chuva_de_luzes
El milagro anunciado en Garabandal

También nos habla el Padre Adam sobre el ”Milagro” mencionado en Garabandal y predicho de manera similar en Medjugore.

El Milagro será parecido a la nube que caía sobre la Tierra durante el día, bajo la cual los israelitas vagaron por el desierto por cuarenta años. En la noche la columna de nube parecía una columna de fuego, similar a la columna de fuego predicha en Garabandal.

Será como el dedo de Dios señalando sobre la Tierra y proclamando al pueblo: les he dado una oportunidad final para arrepentirse y reconocer mi autoridad paterna sobre ustedes mostrándoles mi amor. Y esto será de alguma manera un ultimátum a la humanidad.

El castigo que vendrá después

El Castigo vendrá después de la persecución a aquellos que permanezcan fieles a Dios, por parte de quienes prefieren el bienestar y la comodidad que les ofrece el grupo dominante encabezaso por el Anticristo.

Dice el sacerdote Adam que el tiempo de la persecución no será muy largo. Habrá una purificación para los destinados a habitar la Tierra Renovada; y para algunos escogidos por Dios habrá un martirio, un derramamiento de su sangre, por medio de la cual, la Iglesia será también purificada.

Así que el tercer momento final antes de la instauración del Nuevo Reino será el ”Castigo”, también anunciado en Garabandal y en Medjugore, completará la limpieza y purificación de la Tierra.
En una oportunidad el sacerdote polaco fue levantado al cielo y vio un meteoro enorme que golpeaba la Tierra después de que le habían disparado dos misiles que fueron apartados por alguna mano, perdiendo así el objetivo.

Recuerda al susto precedente, algo como un conteo regresivo de los minutos y segundos y el golpe causando un terremoto.
Una hermana religiosa, amiga del Padre Adam, le relata las visiones que ella tuvo de los tres días de oscuridad que se darán en el Castigo.

Los describe como días en que los demonios serán soltados del infierno y tomarán forma visible. Vendrán a atrapar a todos aquellos que les pertenecen. Así es como la Tierra será limpiada de los seguidores de Satán.

El Padre Adam tuvo las visiones referentes al Castigo siendo todavía un niño, por lo cual sólo recuerda una atmósfera de espíritus infernales lloviendo sobre la Tierra que ha sido sometida a terrorífica convulsiones, sometida a alguna clase de guerra y explosiones posiblemente nucleares, que tuvo la impresión de que dejaría de existir, que simplemente la Tierra se partiría.

Luego del Castigo

Él observaba la Tierra desde una gran altura y así pudo tomar en una sola mirada el hemisferio norte cubierto con nieve.
Cuando vino la primavera, todo fue transformado en un instante. La gente llenó de alegría, salió cantando himnos al Señor, en agradecimiento por haberlos preservado y haberlos llevado hasta los umbrales del Nuevo Mundo.
La esencia de este nuevo mundo será como materia iluminada por el Espíritu. Un Espíritu tan poderoso que irradia la materia, tan luminiscente, tan lleno de color, levantándonos hacia Dios, llenándonos con alegría, como si todo brillara con una nueva iluminación, es difícil de describir, no hay nada que se le parezca.
Será un mundo magnífico, un mundo que adora a Dios.

La espiritualidad de la Cruz para salvar a la Humanidad

El Padre Adam ha trabajado en el seguimiento de la que él llama ”Espiritualidad de la Cruz”, por la cual, la personas debemos aceptar completamente la cruz que Dios ha puesto en nuestras vidas y ofrecer todos los sufrimientos que tengamos por nuestra propia purificación y la salvación de todos aquellos que se encuentren al borde del abismo de la condenación  eterna, especialmente para aquellos que en el momento del Aviso tendrán que dar ese paso final: caer en el abismo o passar al otro lado del que él llama ”el puente del Aviso”.

Sem TítuloNos recuerda que la Santísima Virgen en Fátima dijo a los pastorcitos que las almas caían al inferno porque no había nadie que orara por ellos y ofreciera sacrificios por su salvación. La salvación de la humanidad entonces es algo en lo cual todos debemos sentinos involucrados y debemos trabajar por ello.

El mismo sacerdote, consciente de la necesidad de ayudar a los millones de almas que se encuentran en peligro de perderse, ha ofrecido su propia vida a Dios, para ayudar a pasar a otros ese puente del Aviso.

El padre Adam ha visto en visiones el momento de su sacrificio final en el cual su vida le va a ser arrebatada y también ha presenciado el momento dichoso en que es llevado por la Santísima Virgen ante la Divina Trinidad.

La preparación para los momentos de Tribulación

El Padre Artur Migas, muy acertadamente pregunta al sacerdote carismático, vidente, y además teólogo, Padre Adam, sobre la formacomo debemos prepararnos para responder a lo que Dios quiere de nosotros en este momento.

La respuesta del Padre Adam es que debemos empezar por examinar los aspectos de nuestra vida a luz de los requerimientos de Cristo. No sugiere realizar una confesión general, de toda nuestra vida.
Para ello nos recomienda tomar una hoja de papel y un lápiz y orar primero al Espíritu Santo y a nuestro ángel guardián y permanecer con este palel hasta que venga todo a nuestra mente y lo anotemos todo allí, y que este examen escrito de consciencia lo llevemos para confesarnos ante un sacerdote.

Es muy importante hacer esto porque hay unas condiciones sin las cuales los pecados confesados no serán absueltos así el sacerdote diga ”yo te absuevo”.
Estas condiciones son:
1º-Que tengamos la firme resolución de no pecar más.
2º-Que el pecado sea confesado de manera precisa.
3º-Que sintamos dolor por los pecados, esto es, que contemplemos los sufrimientos que hemos causado en Nuestro Señor a causa de nuestros pecados, lo mejor es que realicemos una profunda inmersión en la pasión de Cristo.
4º-Que hagamos reparación. Si hemos robado, tenemos que devolver lo robado. Si hemos causado daños, tenemos que reparar.
5º-Debemos reconciliarnos con nuestros hermanos si tenemos alguma contienda con ellos. Hay que pedir perdón y también hay que perdonar. Perdonamos al otro si lo tratamos como a un amigo y no como a un enemigo, si le hablamos con amor. Si he ofendido al otro, tengo que pedir perdón.
Sin las condiciones anteriores, no se obtiene la absolución de los pecados por parte de Dios, quien es El que finalmente absuelve.

Y el paligro es que las personas estén recibiendo la comunión de manera sacrílega, por no cumplir estos requisitos y hacer malas confesiones.
Nos recomienda este sacerdote carismático, que los feligreses deben formar grupos de oración en las parroquias, para rezar el rosario todos los días, día y noche, con el fin de proteger a las parroquias y a los párrocos: de la destrucción de los templos y de la muerte de los ministros, porque en el tiempo que se viene, será muy difícil encontrar a un sacerdote.

 

”No pidas a Dios por mucho, pídele por todo”
Todos estamos llamados a trabajar no solamente en nuestra propia salvación sino también en la salvación de los demás. Esto se hace por medio de la aceptación personal de nuestras propias cruces y en el ofrecimiento generoso de ellas por la salvación de nuestros hermanos.

El Padre Adam nos hace un llamado para vivir la cruz diaria de nuestras vidas en unión con el sacrificio de Cristo por todos aquellos que muy pronto experimentarán el juicio particular en el ”Aviso”: es toda la gente del mundo que lo tendrá que vivir. Muchas almas podrán ser salvadas en el último momento por estos ofrecimientos.

L Santísima Virgen le ha dicho al Padre Adam. ”No pidas a Dios por mucho, pídele por todo”. No pidamos por nuestros seres queridos o nuestros conocidos solamente, pidamos por los varios miles de millones de personas presente en la Tierra porque Dios no es limitado en sus regalos.

Las almas sacrificiales que el padre Adam asesora espiritualmente aceptan ofrecer sus sacrificios, ayunos yoraciones para salvación de muchos. Sin esta espiritualidad de la cruz nadie podrá entrar al Cielo asegura este sacerdote polaco.

Entrevista del Padre Artur Migas con el Padre Adam Skwarczynski , 27 de Julio de 2012, completa en español. Traducción al español: Pilar Zarama realizó el artículo que puede leerse aquí. El video de la entrevista, en polaco con traducción al inglés: (https://www.youtube.com/watch?v=5pWDK7lPbag).

 

IMG_20150920_0001O PAPA JOÃO PAULO II EM FULDA, ALEMANHA ANO DE 1980.

O número de Outubro de 1981 da revista alemã Stimme des Glaunens referiu-se a uma troca de impressões que o Papa João Paulo II teve com um grupo escolhido de Católicos alemães em Novembro de 1980. O que se segue é um relato fiel dessa troca de impressões:

Texto do relatório publicado.

Perguntaram ao Santo Padre:”O terceiro Segredo de Fátima não deveria já ter sido publicado por volta de 1960”?

O Papa João Paulo II respondeu: ”Dada a gravidade do seu conteúdo, os meus antecessores na cadeira de Pedro preferiram diplomaticamente adiar a publicação, para não encorajar o poder mundial do Comunismo a tomar certas atitudes”.

”Por outro lado, é suficiente todos os cristãos saberem isto: se há uma mensagem em que está escrito que os oceanos inundarão vastas áreas da terra, e que, de um momento para o outro, milhões de pessoas morrerão, certamente a publicação de uma tal mensagem já não é algo muito desejável.”

O Papa continuou: ”Muita gente quer saber apenas por curiosidade e por gosto do sensacional, mas esquecem-se de que o conhecimento também implica responsabilidade. Só procuram satisfazer a sua curiosidade, e isso é perigoso se, ao mesmo tempo, não estão dispostos a fazer alguma coisa, e se estão convencidos de que é impossível fazer qualquer coisa contra o mal.”

Nesta altura, o Papa pegou num Terço e disse: ”Aqui está o remédio contra esse mal. Rezem, rezem e não peçam mais nada. Deixem tudo o resto à Mãe de Deus”.

Perguntaram então ao Santo Padre: ”O que irá acontecer à Igreja?”

Ele Respondeu: ”Devemos preparar-nos para sofrer grandes trabalhos dentro de não muito tempo, trabalhos tais que exigirão de nós uma disposição para dar até as nossas vidas, e uma dedicação total a Cristo e por Cristo…Com as vossas e as minhas orações é possível mitigar esta tribulação, mas já não é possível evitá-la, porque só assim pode a Igreja ser efectivamente renovada. Quantas vezes a renovação da Igreja proveio do sangue! Desta vez, também não será de outra maneira. Devemos ser fortes e estar preparados, e confiar em Cristo e na Sua Mãe, e rezar o Rosário com assiduidade”.
(Fim de citação)

 

O que significa tudo isto.(nota do escritor).
Quando o Papa João Paulo II falou em Fulda, ainda não tinha sido vítima do atentado de 1981. Falando do Terceiro Segredo de Fátima, não aludiu a nada que se parecesse com uma tentativa futura de assassínio ( que em 2000 o Vaticano anunciou que era o tema da parte final do Segredo que Nossa Senhora revelou em Fátima em 1917) mas, antes a um castigo iminente e a uma tribulação à escala mundial. Por isso existe a polémica que alguns setores mantêm sobre se o texto foi totalmente revelado.

O Santo Padre implicou, nas suas palavras várias pistas. Primeiro, alerta que o mal é a força por detrás dos elementos contidos no terceiro Segredo.
Segundo, os temas aludidos aqui pelo Santo Padre, estão de acordo com os que os maiores investigadores de Fátima consideram ser a substância do verdadeiro Terceiro Segredo de Fátima.
Em Terceiro lugar, também, só assim se justificaria a alusão do Santo Padre a uma futura inundação pelos oceanos e à morte de milhões de pessoas. Mais ainda, anunciou uma renovação da Igreja no sofrimento até ao martírio, de que ele aliás foi o primeiro, mas que não corresponde ao Papa da visão revelada no ano 2000, devido aos elementos circunstanciais aí relatados.

Estejamos então atentos à evolução dos tempos. Hoje, os sinais são muitos de que estas palavras do Santo Padre em Fulda poderão ter o seu cumprimento em circunstâncias que a pouco e pouco se vão adivinhando.

Façamos como o Santo Padre nos pediu, rezando o Rosário e confiando em Jesus e Sua Mãe.

 

Entrevista del Padre Artur Migas con El Padre Adam Skwarczynki.

Padre Artur Migas: Padre Adam, usted mencionó el triunfo del Inmaculado Corazón de Maria como predicho por Nuestra Señora en Fátima. También aquí en Polonia, Nuestro Señor Jesús le dijo a la hermana Faustina Kowalska, Santa Faustina, en muchas ocasiones, que su venida final estaba próxima, por lo cual Él estaba abriendo una puerta amplia a su Misericordioso Corazón, para cualquiera que deseara libremente pasar por él, sin ser empujado- por decirlo así-por la puerta de la justicia de Dios.

Volviendo a esto, me gustaría preguntarle a usted, doctor Adam, cómo la iglesia desde los mismos comienzos, desde el amanecer de su historia, ha vivido la fe en la Parusía de Cristo y en su último juicio, el cual Jesús ha predicho desde el principio, desde el tiempo en que comenzó su ministerio público, predicando los evangelios.

Padre Adam Skwarczynski: Sin duda, la Iglesia temprana vivió un ambiente de gozosa expectativa en el pendiente regreso del Señor. La frase griega ”maranatha” era una forma de expresión de bienvenida a éste.
Ha sido necesario reprimir algo de su exagerado entusiasmo en la espera de la Parusía pendiente, para que el no esperarlo sea parte de la vida del mundo: no casarse, no trabajar- conocemos esto de las epístolas de San Pablo-: El Señor está próximo, escribe el apóstol.

Eventualmente, la Parusía comenzó a ser identificada con el último juicio, lo cual se supone que tendrá lugar al fin del mundo. Así, no nos maraville que el evento esté asociado con un inmenso temor, entonces cualquier presión sobre un advenimiento haría que nadie levantara la cabeza sin susto. Este miedo también alcanzó expresión en algunas canciones litúrgicas como el famoso himno ”Dies Irai” : El Día de la Ira.

Todavía Cristo el Señor claramente habló de sus dos venidas, más que de su única venida final. Cuando predijo el castigo que iba a purificar a toda la raza humana y a toda la Tierra en el sentido físico. Él habló de naciones perplejas por el estruendo del mar y de las olas, de los signos en el Cielo: las estrellas que caerán, el Sol que no brillará, la Luna que será eclipsada y todo esto será tan abrumador, que la gente se consternará, como lo puso, en anticipación de lo que está sobreviniendo en el mundo porque al mismo final habrá solamente un remanente de creyentes rodeado por adoradores de Satanás, quien será soltado de su prisión.

Entonces este evento no tendría sentido si fuera contenido en el mismo final del mundo porque Nuestro Señor vendría entre tal susto, invocando tal miedo en aquellos que serán de otra manera atacados y perseguidos: LOS ÚLTIMOS MÁRTIRES.

JP2-Scan-1João Pablo II claramente distinguió estos dos eventos escatológicos como separados el uno del otro, lo cual podría ser observado durante su reunión con los periodistas en Fulda, Alemania.

Allí claramente se refirió a las revelaciones de Fátima sobre las cuales se le preguntó. Dijo su punto de vista: que no sería revelado ahora el tercer secreto porque es tan aterrador en su descripción, si está escrito allí, y estas fueron sus palabras: ”que millones de personas perderían sus vidas de minuto a minuto y que los vivos envidiarían a los muertos, entonces ustedes mismos pueden ver que no es ahora el momento adecuado para revelar el secreto”.

Y fue él quien dijo allí, precisamente en Fulda, que la Iglesia debería ahora ser purificada por la sangre de los mártires, que es como ha sucedido históricamente, y que no será de manera diferente esta vez. No me pregunte sobre nada más, si usted quiere saber más, él tomó el rosario y dijo: rece el rosario. Ésta es la clave para entender estos asuntos.

Cuando estaba preparando el Jubileo para el año 2000, el Papa, muy clara y poderosamente usó las frases sobre ”la aproximación de una nueva primavera para la Iglesia” y sobre ”un nuevo pentecostés: el descendimiento del Espíritu Santo”.

Infortunadamente, el Papa Juan Pablo II, no fue entendido ni escuchado cuando pronunció estas palabras. Estas fueron ignoradas y ocultadas como si no fueran a suceder, porque en ese momento sólo una minoría de la jerarquía de la Iglesia estaba abierta a aceptar el mansaje de la segunda venida de Nuestro Señor, como separado de su última  o final venida. No fueron capaces de salir a encontrarlo, a llamarlo: Ven Señor Jesús. Muy pocos en la Iglesia lo hacen.

Hoy la Iglesia está de alguna manera dividida en su parte jerárquica: la que espera solamente el último juicio, y la otra parte, la multitud, mucho del movimiento de la renovación, que no solamente tienen algunas revelaciones carismáticas privadas no siempre genuinas, y nosotros despertamos agitados por estas profecías contemporáneas, estamos esperando lo que está por venir.

Así como algunos creen con una gran expectativa, los otros se ríen de lo que ellos están preparando como provisiones de alimentos para protegerse.
Aquí vemos una gran discordia en la Iglesia, por consiguiente no nos maraville que yo, quien ha visto la totalidad de mi vida sobre el trasfondo de la caída futura del mundo y tengo la osadía de predicar estas cosas en mis alrededores, me encuentre yo mismo en este tranquilo lugar, lejos del mundo, de la diócesis y de la parroquia, percibido como alguien que no está mentalmente sano en su juicio, porque predica algo que no es generalmente aceptado.

Yo he vivido con esta noción desde mi niñez, porque mi padre, un oficial militar experto en comunicaciones, estuvo la totalidad de la segunda guerra mundial, en una prisión para oficiales de guerra- ”war camp”- en Marnau, Alemania.

Fue allí donde él desarrolló la expectativa de una gran transformación que infundió en mí, al punto que, prestando tanta atención a los puntos de vista de mi padre, quien sostenía que tras tres décadas de sufrimientos y acorralamientos, entre lágrimas y confusiones, vendría entonces un gran corazón que haría el milagro del cambio por sí mismo.

Se esperaba que todo tuviera lugar alrededor del año 1975, pero cuando nada sucedió, su hijo que ya era sacerdote y que osó mencionar ese dato en muchos lugares, desde entonces yo he sido considerado un falso profeta.(….)

Padre Arthur: Si aquellas visiones, aunque subestimadas y aún rechazadas, vienen a ser realidad tanto en su vida personal como en la vida del Iglesia, permítame aclarar, cuál será la acción limpiadora del Espíritu Santo en la Iglesia. ?Qué es lo que nosotros podemos esperar? Será un verdadero milagro de la Divina Misericordia de Dios?

Padre Adam: Juan Pablo II, como lo he mencionado antes, no fue escuchado ni entendido en esta materia. Todavía no conocemos los secretos de sus actividades en la casa del Padre, por cierto él se fue lejos para continuar su misión.
Podemos asumir que él continúa trabajando en la renovación del mundo y de la Iglesia.
Yo personalmente le debo muchísimo, tuve la oportunidad de acercarme a él en los jardines del Vaticano, justo diez días antes del intento de asesinato sobre su vida en 1991.
Cuando le pedí su bendición para el ministerio de sanación de los enfermos, el Papa replicó: Dios te bendiga. Desde ese momento muchos enfermos han recuperado su salud después de nuestras oraciones.

Concerniente a los conocimientos que me fueron dados sobre los eventos por venir, cómo este mundo maravilloso, llamado por algunos el nuevo paraíso en la Tierra, vendría a darse. La primera etapa de esta parusía será la justicia que Cristo ha predicho: tomándonos a todos por sorprese, como un relámpago que brilla en el este y al mismo tiempo aparece en el oeste. Así será la venida del Hijo del Hombre.

El aparecerá con gran poder sobre las nubes rodeado por ángeles y santos, como lo hemos podido saber por los escritos de los santos y místicos. Una mística ortodoxa, Vasula Ryden, nos da una descripción comprensiva de la primera etapa del castigo del mundo, conocida en español como ”El Aviso” o ”the warning”, como fue mencionado muy claramente en las revelaciones de Nuestra Señora de Garabandal, donde la Madre de Dios también predijo este evento. Aún la fecha exacta fue revelada a una de las niñas videntes, quien va a darlo a conocer varios días antes de que el evento tenga lugar. Su nombre es Conchita González.

Yo no había tenido la menor idea sobre ello, y fue una noche, en las oraciones de la iglesia donde servía como párroco, alrededor de la medianoche, fue allí donde experimenté una especie de rapto, y cuando estaba regresando de éste, me di cuenta que había sido una clase de juicio particular en el cual todos los seres humanos habían tomado parte conmigo al mismo tiempo.

Y fue tan aterrador y al mismo tiempo tan real, que salí de la iglesia y comencé a mirar en todas las direcciones, buscando alguna clase de confirmación sobre esto. Al final, como no hubo ninguna confirmación, la gente estaba durmiendo, los perros estaban ladrando, entendí que esto había sido concedido sólo para mí.

Algún tiempo más tarde, alrededor de un año más tarde, tomé parte de un retiro para miembros del Movimiento Sacerdotal Mariano en San Marino – Italia-, predicado por el Padre Gobi. Yo pertenezco a este movimiento. Fue allí donde recibí de un sacerdote alemán, un libro en francés escrito por el padre Eusebio García de Pesquera: ”Garabandal: Hechos y Fechas”.

Cuando comencé a leerlo, fui sacudido, porque en el marco de las revelaciones de Garabandal, encontré la confirmación de que la Parusía consistirá en varias etapas. Se podría decir que iniciará desde la aparición de Cristo en las nubes y el juicio que se dará en el Aviso, ”The Warning”, hasta la venida del fin de los tiempos. Porque Cristo no vendrá sólo por un momento. Pero entonces precisamente comenzará la venida de su Reino sobre la Tierra.

El Aviso consistirá en dos etapas: la primera de ellas gozosa para aquellos que nunca han conocido a Cristo, ya sea porque no han tenido enseñanzas anteriores, o porque no han tenido contacto con su Iglesia. Ellos lo verán en toda su belleza, en toda su majestad en todo su resplandor, obviamente rebajado a lo que nuestros ojos humanos puedan observar en una mirada de tal gloria, y en un momento, Cristo se dará a la tarea de juzgar en un juicio muy parecido al que tiene lugar después de la muerte.

Muy probablemente incluirá gente de todas las edades, ya seamos adultos o niños mayores de ocho años, o que hayan entrado en la edad de la razón. Todos veremos una clase de película ante nuestros ojos, que describirá nuestras vidas. Lo que estamos sosteniendo en ese momento, a nadie le importará, lo que somos o cuáles sean las circunstancias externas en que nos encontremos.

Uno solamente estará absorbido por esa visión, en un examen de nuestra vida entera ante los ojos de Dios.
Aquellos que estén espiritualmente preparados, en una relación cercana con Cristo, viviendo en su gracia, no tendrá nada que temer. Aunque ellos hayan visto sus pecados, han recibido los sagrados sacramentos, los más probablemente, no tendrán nada que temer.

Si los han recibido de manera desordenada, estarán perplejos y tendrán un incentivo para hacer un trabajo más intenso con ellos mismos: Si Tú mi Dios me amas tanto y yo espero tanto en retorno, yo deseo esforzarme en el trabajo de la transformación para Ti, para Tu Reino.

Por otro lado, estarán los que no sólo han vivido alejados de Dios, sino que son hostiles hacia Dios, que han luchado contra Él. Están también aquellos que han sido esclavizados y poseídos por Satanás, están tan poseídos por él, que no son capaces de estirar sus manos hacia Dios y pedirle su misericordia. Ellos actúan bajo la influencia de una imagen distorsionada de Dios, porque Satanás distorsiona esta imagen. Ellos ven a Dios como un ser cruel, ausente, distante en sus vidas, y aún si Dios se aparece a ellos como el mismo amor, lo rechazarán. Para tales personas será su muerte. Este será el juicio relacionado a su muerte. En el momento del Aviso, millones morirán y los que mueran será aquellos poseídos por el amor a sí mismos y al mal.

Los que permanezcan en la Tierra estarán divididos en dos categorías: aquellos que ya he mancionado, los penitentes, y aquellos que primero han resuelto corregirse a sí mismos, pero que su resolución no ha sido suficientemente fuerte para perseverar. En un instante, Satanás regresará trayendo con él siete peores que él mismo, y los dejará poseídos hasta el máximo grado. Así esta gente se convertirá en los perseguidores de la Iglesia. El tiempo de los mártires, que Juan Pablo II mencionó en Fulda, tomará lugar. La Iglesia será purificada por su sangre.

No será una persecución larga. Después del Aviso, cerca de un año, el Señor Dios intervendrá en la historia del mundo y llevará a cabo el Milagro predicho en Garabandal y descrito de manera similar en Medjugore. El Milagro se presume será parecido a la nube que caía sobre la Tierra, bajo la cual los israelitas vagaron por el desierto para encontrar refugio: la columna de nube que los condujo por  cuarenta años.

Cuando ellos salían de sus tiendas en la mañana, ellos miraban hacia la Tienda del Encuentro, cuando veían a la columna de nube colgando sobre ella, volvían a entrar a sus tiendas y esperaban hasta que la columna se levantara sobre la Tienda del Encuentro. Ellos la seguían hasta que se paraba de nuevo.

En la noche a su vez, la columna de nube parecía una columna de fuego, semejante a la columna del Milagro que fue predicho en Garabandal en el monte de las apariciones.
Durante la noche vendrá a ser una columna de fuego. Se supone que el Papa, desde donde se encuentre, va a ver esta columna, y también se va a ver en Medjugore en la montaña de las apariciones llamada Podbr.

Será como el Dedo de Dios señalando sobre la Tierra y proclam´ndole al pueblo: ”Se les ha dado una oportunidad final para arrepentirse y reconocer mi autoridad paterna sobre ustedes mostrándoles mi amor”. Y esto es de alguna manera un ultimátum a la humanidad. Aquellos que ignoren este ultimátum serán sacados repentinamente de esta Tierra y Dios dejará solamente a aquellos que sean dignos de entrar en su Reino en la Tierra.

No sabemos sin embargo, en qué momento colocar los castigos predichos por Nuestro Señor Jesús. Estos probablemente tengan lugar entre el Milagro y la columna de nube y los llamados Tres Días de Oscuridad.
Probablemente terminará con la limpieza del Castigo y la purificación de la Tierra.

Una hermana religiosa conocida mía, vio esos Tres Días de Oscuridad: ella los describe como días en que los demonios será soltados del infierno y tomarán forma visible. Saldrán a atrapar a todos aquellos quienes les pertenecen, y así la Tierra será limpiada de esa gente.

Probablemente estos eventos estén mencionados en el tercer secreto de Fátima, en la parte que todavía no ha sido revelada: una nación se levantará contra otra, un reino contra otro reino, habrá terremotos en diferentes lugares, fuego y humo lloverán desde el cielo y las aguas de los océanos se tornarán en vapor, cayendo como lluvia desde las nubes. Nadie podrá pararse sobre sus pies, millones de personas perderán sus vidas hora tras hora. Juan Pablo II dijo minuto a minuto, pero se refiere al mismo secreto, al mismo evento. Los vivientes envidiarían a los muertos.

Me fue dada la oportunidad de vivir viendo ese Castigo, pero siendo yo un niño, no recuerdo mucho de esto aparte de la atmósfera de espíritus infernales que llueven sobre la Tierra que ha sido sometida a unas terroríficas convulsiones. Yo miraba la Tierra desde una gran altura y así fui capaz de tomar en una sola mirada el hemisferio norte cubierto con nieve y cuando vino la primavera, todo fue transformado en un instante.

La gente se llenó de alegría. Salió cantando himnos al Señor en gratitud por haberlos preservado y haberlos llevado hasta los umbrales del Nuevo Mundo. Solamente puedo decir con visiones a ojo de pájaro, que fui consciente del paso de la Tierra a través de asas convulsiones horribles, involucrada la Tierra en alguna clasa de guerra y explosiones posiblemente nucleares, que en algún momento estuve bajo la impresión de que dejaría de existir, de que simplemente se partiría. Más tarde también vi castigos específicos. Uno de ellos fue un enorme meteoro que golpeaba la Tierra, llegando a ser meteorito.

Es un meteoro en el aire y meteorito cuando golpea un objeto. Así que cuando fui levantado en el cielo, capaz de mirar a este enorme meteoro hacia el cual los habitantes de la Tierra habían disparado posiblemente dos misiles, que fueron apartados por alguna mano, perdiendo el objetivo. Entonces era obvio que el meteorito debería haber golpeado la Tierra. Recuerdo el susto precedente, algo como un conteo regresivo de los minutos y segundos y probablemente el golpe causando un terremoto. Aunque  no recuerdo la conexión entre uno y otro.(….)

Padre Arthur: Aunque estas visiones apocalípticas lo llenan a uno de miedo, terror, horror, todavía hay un horizonte de luz detrás de ellas, que es sobre las visiones del nuevo mundo que emerge como si viniera de la conflagración del viejo mundo. Me gustaría preguntarle sobre esto ahora Padre Adam.

Padre Adam: Yo describí lo mejor que pude sobre eso en la novela”introducido al Nuevo Mundo con un Ángel”. Aquí mi lenguaje es bastante inapropiado para describirlo porque solamente podemos hacerlo en categorías que conocemos del mundo que nos rodea. Así, cómo describir por ejemplo, nuevos ropajes,los cuales no han sido todavía conocidos por alguien que tenga uno. Como uno deja las viejas ropas que se están despedazando después de haber sido previamente parchadas. Estoy vestido en los viejos ropajes y digo: ”imagínese que estoy usando unas ropas invencibles”.

Ahora, cómo las puedo describir. No es fácil, porque será el espírito, no la materia, lo que llenará el mundo purificado y renovado.
Entonces, la transformación del Espíritu fue lo que Nuestro Señor vio cuando habló del advenimiento de su Reino y no solamente en la manera en que los judíos lo esperaban, sino Él tenía en mente el Reino del Espíritu. ”Si alguno me ama,– dijo-, guardará mi palabra, y mi Padre lo amará y vendrá a él, y habitará dentro de él.” Ese será el reinado de Dios en las almas. Cuando Él reine en las almas de la gente, también reinará en el mundo circundante”.

Toda la naturaleza será transformada con nosotros. No solamente vendrá a ser amigable al hombre, quien en este momento está rodeado de plagas, gusanos, enfermedades y microbios que están destruyendo al hombre. Pero cuando hay fe en Dios, el nuevo Israel recibirá una promesa similar a aquella del viejo Israel: ”Si ustedes me obedecen, Yo los bendeciré. Esta misma bendición se hará manifiesta en todo el mundo que rodea, en nuestro estado físico y en el estado de toda la naturaleza a nuestro alrededor, que será transformada.(…)

El clima va a cambiar en Polonia y va a ser un clima templado en todo el mundo. Bien, primero y sobre todo la esencia de este nuevo mundo es que será descrito como materia iluminada por el espíritu.

He vivido esto muchas veces, primero podría ser expresado como un espírito tan poderoso que irradia la materia, tan luminiscente, tan lleno de color, levantándonos hacia Dios, llenándonos de alegría.

Es difícil de describir, no hay nada que se le pueda comparar, como si toda la naturaleza y sus alrededores brillaran con una nueva iluminación. Me imagino estar en un pedazo de Cielo porque también supongo que estará iluminado por el Espíritu del Amor. El Sol no se necesitará allí.

La gente deberá trabajar para alcanzar esa clase de mundo. Aún si se paran delante de Dios en el tiempo del Aviso, cuando estén ante su juicio, ellos deben sostener esta maravillosa perspectiva del mundo al cual van a entrar no alegría, alabando a Dios con himnos por las grandes cosas que Él ha hecho para ellos.

Ese será un mundo magnífico, un mundo que adora a Dios. Si ellos no tienen esta perspectiva de lo que sucederá cuando Cristo venga repentinamente, como un relámpago y su juicio caiga sobre ellos, se encontrarán en un pánico espantoso, incapaces de levantar sus corazones.

Como Cristo dijo a Santa Faustina que Polonia iba a preparar el mundo para su segunda venida. Era lo mismo para ella, un espíritu de Polonia vendría a preparar la chispa, es algo extremadamente importante. Supongo que por eso estamos hablando aquí ahora.

Y me gustaría mucho que esta entrevista filmada se difunda alrededor del mundo, para que el sufrimiento a través del cual he tenido que ir y todavía tendré que pasar mediante el ofrecimiento de mi sacrificio final, alcance los frutos de la esperanza.
Quizá alguien por allá traducirá todo esto no solamente al español sino también al inglés y a otras lenguas y lo enviará al mundo.

Desde que yo he descubierto mi llamado al final de mi vida, parece que Dios está mostrándome que vendré a ser testigo de una realidad todavía desconocida a la gente.(…)
Yo tomo a Dios por mi testigo de que lo que yo estoy diciendo es verdad hasta el punto de que yo seré capaz de conocerlo como lo aseguro con certeza.(…)

Este llamado mío, más vívido en los últimos meses, es una clase de derivación de lo que yo he llamado una chispa que Dios quería encender en Polonia para preparar a la gente.
Podría ser agregada a aquella llama cuyo nombre es Juan Pablo II quien consagró al mundo a la Divina  Misericordia, después de haberlo consagrado al Corazón Inmaculado de María.
Pero yo ardientemente deseo que esto tenga un significado práctico, el resto sucederá desde el otro lado, cuando mis perseguidores se abalancen sobre mí, esos satánicos que tomarán mi vida terrena de acuerdo con la voluntad de Dios. Yo prometo ayudar a todos a cruzar ese puente hacia el nuevo mundo desde el otro lado.

PADRE ARTHUR: Padre Adan, usted dijo que deberíamos estar listos para tal tiempo angustioso, pero de la misma forma cooperar con Cristo, quien salva, castiga, hace santa a su familia humana.
Entonces, refiriéndonos a los llamados con los cuales Cristo se ha dirigido a los santos y a los místicos en los siglos XIX y XX, diciendo que Él necesita sacrificio, sufrimientos, oraciones para poder salvar y continuar su trabajo de santificación de los pueblos, purificándolos de sus pecados.

?Qué espera Cristo de nosotros en este momento? ?Cómo  debemos nosotros prepararnos para el Aviso, ”The Warning”? ?Cómo debemos preparar a otros, quienes al momento deben estar en peligro de perder su confianza en Dios, en su Misericordia?

PADRE ADAN: Con respecto a la primera parte de la pregunta, de cómo nosotros personalmente deberíamos alistarnos, yo responderé como sigue.

Tome en cuenta todos los aspectos de su vida y cumpla los requerimientos de CRISTO. ESTA ES LA FORMA MÁS SIMPLE DE PONERLO. CUANDO CRISTO EL SEÑOR VENGA, ÉL NO NOS MIRARÁ CON UNA MIRADA SEVERA, MÁS BIEN NOS SONREIRÁ Y ELOGIARÁ.

LA MEJOR MANERA ES HACER UNA CONFESIÓN GERAL, ESTO ES, PREPARARNOS PARA UNA CONFESIÓN DE LA VIDA ENTERA. ESTO APLICA TANTO PARA AQUELLOS QUE SE CONFIESAN A MENUDO, COMO PARA AQUELLOS QUE NO HAN PRACTICADO EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA POR MUCHOS AÑOS. HAY UNA POSIBILIDAD ENTONCES DE QUE ÉSTOS VIVAN EN GRAVE PECADO.

CUANDO CRISTO VENGA Y LES MUSTRE SU REALIDAD INTERNA, ELLOS LO VERÁN  CON TERROR, COMO LA MÍSTICA ORTODOXA VASULA RYDEN HA ESCRISTO: ”QUE ELLOS HAN ESTADO AMAMANTANDO EN SU ALMA UNA SERPIENTE INFERNAL”. LA GENTE NO ALCANZA A ESTAR CONSCIENTE DE TAL REALIDAD PORQUE SATANÁS LOS HA ENREDADO TANTO, HA SILENCIADO TANTO SU CONSCIENCIA, SIMPLEMENTE LOS HA PERSUADIDO CONVENCIÉNDOLOS DE QUE ESTÁN CASI SALVADOS.

ELLOS TIENEN QUE TOMAR UNA HOJA DE PAPEL Y UN LÁPIZ Y ORAR AL ESPÍRITU SANTO Y A SU ÁNGEL GUARDIÁN Y PERMANECER CON ESTE PAPEL HASTA QUE VENGA TODO A SU MENTE Y LO ESCRIBAN ALLÍ, EN ALGÚN ORDEN POR SUPUESTO. ESTO CONSTITUIRÁ UN EXAMEN ESCRITO DE CONCIENCIA EL CUAL DEBERÁN LLEVAR MÁS TARDE CONSIGO PARA SENTARSE DELANTE DE UN SACERDOTE EN CONFESIÓN.

LA RAZÓN POR LA QUE ESTA CONFESIÓN ES TAN IMPORTANTE ES PORQUE QUIZÁ HEMOS ESTADO RECIBIENDO EL SACRAMENTO DE LA CONFESIÓN DESDE NUESTRA NIÑEZ PERO NO HEMOS HECHO UNA FIRME RESOLUCIÓN DE NO PECAR MÁS. OTROS, QUE HAN HECHO COLA PARA CONFESARSE, NOSOTROS ESTAMOS ALLÍ TAMBIÉN, EN CASOS CUANDO ALGUIEN ESTÁ TAN SUBYUGADO POR ALGUNA CLASE DE ADICCIÓN Y SU ALMA ESTÁ QUEBRANTADA POR ALGÚN ESPÍRITU MALIGNO, PARECE SER CONFORTADA CUANDO ESTA PERSONA HACE UNA CONFESIÓN DE CUARESMA, PERO SI ELLA HA RESUELTO NO PECAR MÁS.

SI LA PERSONA NO HA HECHO UNA RESOLUCIÓN FIRME DE NO PECAR MÁS, NO SERÁ ABSUELTA DE ESTA FALTA AUNQUE EL SACERDOTE LE DIGA ”YO TE ABSUELVO”. ESO NO QUIERE DECIR QUE UNO PUEDA GARANTIZAR, ANTE DIOS, UN SACERDOTE, O UNO MISMO, QUE NUNCA VA A VOLVER A PECAR- ESTO SERÍA ORGULLO- PERO DEBERÍA ESTAR DISPUESTO A NO PECAR MÁS, POR LO MENOS AL MOMENTO DE LA CONFESIÓN.

LA SEGUNDA CONDICIÓN ES CONFESAR EL PECADO DE MANERA PRECISA. TODOS SABEN QUE DEJAR DE CONFESAR UN PECADO GRAVE RESULTA EN LA RETENCIÓN DE LA ABSOLUCIÓN, NO IMPORTA CUÁL SEA LA RAZÓN, TANTO COMO LA CARENCIA DE ARREPENTIMIENTO QUE A MENUDO ES LA CAUSA QUE IMPIDE LA ABSOLUCIÓN.

cUANDO UNA PERSONA VIENE A LA CONFESIÓN SIN COMPUNJIRSE, ATORMENTADA POR SUS PECADOS, SI NO TIENE UNA RELACIÓN CON CRISTO, ELLA VA Y BUSCA UN SACERDOTE COMO SI ESTUVIERA SENTADA EN UNA CAFETERÍA. PADRE , YO HICE ESTO Y ESTO HACE TANTOS AÑOS, ALGO ASÍ, COMPLETAMENTE INCONSCIENTE DE LO QUE ES EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA.

REALMENTE SIGNIFICA VENIR A LA CRUZ DEL GÓLGOTA, A AQUELLAS NUMEROSA HERIDAS DE LA SANGRE DEL REDENTOR PARA QUE CAIGAN SOBRE MÍ. ESTO ES LAVARSE EN LA SANGRE DEL CORDERO Y ES APROXIMARSE AL REDENTOR Y DISCULPARSE CON ÉL POR ESTAS HERIDAS QUE INFRINGIDO EN ÉL POR NUESTROS PECADOS.

Cada uno de los hombres de alguna forma lo ha torturado a su manera propia. Así que un verdadero arrepentimiento es lo que antes de cada confesión debe hacer: una profunda inmersión en la pasión de Cristo, la contemplación profunda de sus detalles.
Una profunda contrición puede estar invocada al decir: Señor, cuánto sufrimiento he causado en Ti, yo no sé, pero he venido a pedir Tu perdón que es un misterio, si Tú me mostraras yo probablemente moriría de miedo, si Tú me mostraras las heridas que he infringido en Ti con mi propia mano.

La reparación de Dios y del vecino puede ser prolongada pero si uno no ha manejado esto aquí en la Tierra, deberá ser hecho en el purgatorio después de la muerte.

Sin embargo, hay una sexta condición al sacramento de la penitencia, no menos importante que las cinco catequísticas que conocemos, sin las cuales la reconciliación con Dios no es posible: esta es la reconciliación con otro ser humano, y así, el perdón desde la profundidad de nuestro corazón.

Obviamente, uno puede estar en conflicto con algien por años y no haber perdonado suficiente a la persona y quizá debería pedirle perdón. Estas son dos cosas diferentes: Yo perdono cuando me siento completamente inocente, yo perdono desde es corazón, yo perdono al otro si lo trato como si fuera mi amigo y no un enemigo, yo le hablo con amor.

Otro caso es cuando yo estoy en falta y se me pide por mi perdón. Esto es, discúlpeme y perdóneme, y solamente después de haber solucionado esto con toda la gente es cuando yo puedo venir a Dios.

En el caso de las terribles heridas infringidas mutuamente por uno y por otro, si ellos van a seguir sin resolver estos problemas y reciben a Nuestro Señor en la comunión de manera sacrílega por muchos años, ellos van a ver el estado de sus almas en descomposición y es por esto que ellos deben reflexionar sobre el asunto y cumplir esas condiciones.

 

Cristo les mostrará una película, una ilustración de todas sus vida. Es por eso importante reparar por lo que hemos hecho nosotros personalmente, reparar por el daño a los demás. Como más tarde no habrá ocasión de hacerlo, no habrá dinero, el mundo no será como lo conocemos ahora, quedaremos con las manos vacías.

Si no hemos hablado de esto, pero esto es exactamente como la humanidad entrará en el nuevo mundo, humildemente, inclinando la cabeza delante de Dios, pero con las manos vacías, porque el Señor Dios tomará todos los juguetes con los cuales las personas han estado llenando sus vidas, incluido el internet, la electricidad, las redes de transporte, etc…

La tierra silenciosa, la tierra sumergida en oración, la tierra que pertenece a los hombres, que ha sido inmersa en sus manos con respeto.
Habrá que labrar la tierra con las manos para cultivar algunas plantas para el sustento, y no habrá tiendas, ni supermercados, nadie podrá ir a comprar comida.

Esta será la forma en que la humanidad comenzará su vida en el Nuevo Mundo, en condiciones primitivas, compartiendo todo lo que cada cual tiene y puede hacer.
Puede ser una caja de fósforos, pero no habrá tiendas. Yo podría conseguir o si usted podría darme dos fósforos. Así que yo puedo pedirle a usted que me dé un fósforo o que si usted tiene una antorcha operada manualmente y ésta da luz, yo la necesito, y ésta irá de una persona a otra. Y se le preguntará, ?tienes tal cosa? Y quizá podría necesitarla, y las cosas serán compertidas.

Así que yo regreso a cómo deberíamos aydar a los demás para entrar en la parusía. Nuestra Señora de Fátima nos habló claramente mostrando el infierno a los niños, y también durante su juicio mucha gente verá el infierno que merece. Otros verán el purgatorio y unos pocos el cielo.

Advertisements